martes, octubre 31, 2006

NUEVE MUERTOS EN POCOS DÍAS


El último en la noche de ayer, en una de las puertas históricas del centro histórico de Nápoles. Mientras empiezan a oirse palabras sobre la preocupación de los políticos de Roma, parece que acontece una nueva revuelta entre clanes. A río revuelto, ganacia de pescadores. Más de cuatro aprovechan el eventual desorden para ajustar sus particulares cuentas. ¿El ejército a Nápoles? Podrán detener a unos pocos y podrán poner paz en unos pocos días. pero el problema de Nápoles y de todo el mezzogiorno italiano no se resuelve con más pistolas. Claro está que ese problema del sur no importa mucho en Roma. Sólo importa cuando la sangre mancha las noticias, cuando Nápoles sale en los telediarios del resto del mundo con su emblema particular: una sábana manchada de sangre, un coche de carabinieri y un grupo de gente al fondo de la calle.