martes, mayo 02, 2006

En respuesta a Olaya (agradeciendo su atención)

Este post va dirigido a contestar el comentario que Olaya hizo la semana pasada analizando este blog. Reflexionando sobre sus ideas como usuaria podemos ver con claridad qué debilidades o ofrtalezas tiene este blog, algo que dependerá siempre de un correcto planteamiento por parte del blogger, en este caso un servidor.
Decía Olaya que partiendo de su 'ignorancia' sobre este tema encuentra positivo que haya una birtacora que pretenda servir de guía a los interesados. Esa es la idea, pero aún está por ver si a la larga le doy un enfoque más profesional. Me explico: creo que voy a intentar aportar cosas que ayuden a los no iniciados a comprender las cosas que digo, pero tampoco quiero hacer de la bitácora un mero ejercicio de didáctica, una especie de enciclopedia sobre el tema. Creo que quienes no conozcan el tema podrán concoerlo paulatinamente, a base de ir conociendo poco a poco nombres, ideas, historia... Sé que es difícil mantener la atención sobre el tema, pero es un riesgo que hay que correr.
Entiendo, como dice Olaya, que para alguien novato en el tema sería muy bueno encontrar una especie de mapa-guía sobre el tema. Pero renuncio a ello. Desde luego, entender la cultura siciliana, la cultura mafiosa -son cosas distintas-, la historia de Cosa Nostra, son conocimientos básicos para comprender cada pequeña noticia. Renuncio a hacer de este blog una guía, porque es algo complicado.
¿Porqué? Porque Cosa Nostra es una asociación dinámica, que cambia día a día. Porque los 'conocimientos' a ciencia cierta sobre esto son casi invisibles: hay que 'confiar' en las investigaciones judiciales, en la pàlabra de los arrepentidos, en lo que nos llega desde la prensa italiana.
Aún así, como bien dice ella, creo que es idóneo que de vez en cuando alguna entrada se ocupe de hablar de la prehistoria y la historia antigua de Cosa Nostra. No hay que irse muy atrás: la forma de actuar de la mafia en los ochenta es muy diferente a la de los noventa, y totalmente opuesta a la de este siglo XXI.
Para terminar, hay que decir que encontramos un problema con las fuentes: no existen en español, y traducir del italiano provoca que exista lentitud, por mucha prisa que quiera darme.
En fin, que el planteamiento definitivo empieza a configurarse, pero no está, ni mucho menos, todo dicho sobre el camino a seguir por este blogger y su criatura.