martes, mayo 02, 2006

Once muertos, sesenta y cinco heridos: 1º de mayo de 1947


Ayer lunes se conmemoró el Primero de mayo en muchas aprtes del planeta. En Sicilia esta celebración está presente de manera muy especial en un pueblo cercano a Palermo, Portella delle Ginestre. La razón es que un primero de mayo del año 47 hubo una verdadera matanza en una manifestación obrera, tal como las de hoy en día: los ejecutores de aquella masacre, en la que murieron 11 personas y otras 65 heridas, fueron la banda del bandido Giuliano, personaje mitificado que en realidad era un hombre de honor de la familia de Montelepre.
Si bien no se sabe que la banda de Giuliano fuera en verdad la que abrió fuego contra los campesinos de la manifestación, ni mucho menos está claro, más de medio siglo después, quiénes fueron los que ordenaron tamaña matanza. En Italia muchos consideran que Portella delle Ginestre es el primer caso de un crimen de Estado: la masacre sería fruto de un pacto entre políticos de la Democracia Cristiana y la mafia para debilitar y amenazar directamente a las asociaciones obreras y comunistas de la isla, pues estaban adquirirendo un notorio poder. Eran años en los que, tras la guerra mundial, el asociacionismo obrero y las ideas socialistas y comunistas estaban calando en el campesinado siciliano.
No obstante, y esto no es broma, Estados Unidos llegó a diseñar un plan para invadir la isla y la misma Italia en el caso de que se formara un gobierno comunista que, claro está, apoyaría la URSS.
El tema sigue siendo polémico en Italia, al igual que la figura de Salvatore Giuliano, sobre quien hablaremos más detenidamente. Para muchos es una especie de Robin Hood, como en la novela que hizo Mario Puzo, El Siciliano, luego llevada al cine por Francesco Rosi. Para otros, lejos de ser alguien a quien admirar, sólo fue un mafioso que se echó al monte con los sueños de independizar Sicilia. Su muerte (en la fotografía, su cadaver) sigue dando de que hablar, pues parece ser que fue la mafia quien acabó con su vida, pues amenazaba con revelar lo secretos que conocía sobre las 'amistades' de Cosa Nostra y los políticos de Roma.